ENVASE, EMPAQUE Y EMBALAJE

Las mercancías en general, atendiendo principalmente a su naturaleza, construcción y medio de transporte, habrán de ser protegidas durante su manejo, almacenaje y transporte de un lugar a otro, contra riesgos de golpes, hurtos, humedad, polvo, cambios de temperatura, fuego, deterioro, higiene y otros agentes externos diversos. Se crea la necesidad de protegerlos de la forma que mejor responda a sus características particulares, que a la vez, faciliten su control, manejo y almacenaje. Quienes acudan a los rentables mercados de exportación, deberán observar las recomendaciones siguientes

Envases

Son aquellos recipientes que, durante su uso normal, están en contacto directo con el producto que contienen, con la función de protección, preservación y presentación de los productos. Son únicos cuando son de una sola pieza y combinados, cuando se complementan con otro de empaque para formar una unidad. Su diseño, construcción y costo, es muy variado, dependiendo principalmente de su contenido y forma de comercialización.

La importancia de los envases, únicos  o confinados, es vital para la comercialización de las mercancías, ya que  así es como llegan al consumidor. Esta etapa debe ser realizada por  profesionales especialistas en  la materia.

Existen en el mercado gran cantidad de envases estandarizados, de diversos materiales y medidas, que cumplen con las normas internacionales de transporte.

Empaque

Los empaques por lo general son contenedores exteriores destinados a contener la mercancía de envases, únicos o combinados, para facilitar su control, manejo y almacenaje, ya que en los mismos se indica contenido, peso, cuidados de manejo, datos del embarque, remitente, destinatario y ahora prevenciones higiénicas. Su construcción igualmente varía en materiales, medidas y resistencia ya que estos se relacionan directamente a las mercancías que contienen.

Embalaje

Se identifica al embalaje, como aquellos accesorios, físicos o mecánicos, destinados a proteger el embarque, bultos o piezas sueltas, durante su transporte. Su diseño, construcción y costo es muy variado, dependen de su aplicación y esta de  unidad de transporte, tipo de bultos o clase de mercancía, el ejemplo más típico son las tarimas (pallets) donde se estiban las mercancías para su manejo, almacenaje y transporte.

De todo lo anterior se desprende la importancia que tiene la exportación en los exigentes mercados internacionales tiene el manejo adecuado de las mercancías ya que estas, independientemente de su calidad, deben llegar al consumidor en una buena presentación comercial

Generalidades

No existen reglas específicas para diseñar o aplicar métodos de empaque, estos se ajustan a las condiciones del transporte y a las características de los objetos o productos que van a ser protegidos o empacados. De una manera general se utilizarán elementos disponibles en el mercado que nos permitan cumplir bien con los propósitos de cuidado, manejo, control y protección, a un costo accesible y seguro.

Se utilizarán la denominación y medidas estándar en el transporte y comercio internacional para facilitar su identificación, manejo y estiba. Todos los materiales que se empleen serán de buena calidad, de uso común en el mercado, con especificaciones y garantías que los respectivos fabricantes otorguen. Se tomarán como verídicos los pesos, cargas y resistencias que ellos proporcionen.

En todos los empaques interiores, se utilizará como primera protección contra polvo, humedad o extravío de piezas sueltas, una bolsa o cubierta de plástico (método económico y efectivo); el material amortiguador o de absorción que los envases u objetos requieran dentro de un empaque exterior, será de las características que las necesidades determinen (aserrín, viruta de madera, papel picado, vermiculita, figuras de polietileno, polietileno picado, espuma de poliuretano, hule esponja); las segundas cubiertas de protección, serán del material y cantidad que las necesidades determinen (papel, cartón corrugado o liso, poli-burbujas, polipac, hule espuma); los jerricanes, tambores y cuñetes, se utilizan por lo general como envases comunes, pero también en ocasiones se usan como envases exteriores, por lo que no requieren empaque pero se colocan sobre paletas o tarimas.

Las cajas serán de cartón corrugado de 7 Kg/cm2, con tapas, se cerrarán con cinta adhesiva de polipropileno de 48mm. transparente o canela; las rejas exteriores se armaran normalmente con tiras de madera de pino de 2” x ¾”, en proporción a las medidas de los bultos reforzándose diagonalmente; las cajas de madera se armarán con triplay de pino de 4, 6, 9, 12, y 16mm, de acuerdo a las necesidades detectadas; se colocaran los esquineros de cartón en la cantidad y medida que las necesidades lo determinen; en todos los casos se aplicará la cantidad de fleje necesaria para garantizar solidez y seguridad en el bulto; se aplicarán las etiquetas de protección, riesgo, cuidado, orientación, manejo y marcas que procedan; se determinará si corre por nuestra cuenta la fijación de datos de remitente, destinatario, contenido y peso; en todos los casos, se procederá a medir y a pesar cada bulto ya terminado.

Cuando el cliente lo solicite o la propia experiencia lo recomiende, se solicitará por escrito las especificaciones especiales a las que el empaque estuviere sujeto y se procederá a la búsqueda de los materiales especiales que se requieren (cajas enceradas, papel recubierto, hielo seco, gel congelada, gel de sílice); cuando el cliente lo solicite, se procederá a armar atados sobre tarimas o paletas, ya sea mediante flejes o película de polietileno auto-adherible.