La Correcta Clasificación Arancelaria

De vital importancia para los exportadores e importadores es la correcta clasificación arancelaria de las mercancías en sus operaciones de comercio exterior. Significa beneficios como: 1) Tributar justa y cumplir oportunamente con requisitos no arancelarios a los que la operación estuviera sujeta; 2) Trato Preferencial en Tratados y Acuerdos Comerciales Internacionales que el país sostiene; 3) Acceso a Programas de Apoyo u otra medida de carácter fiscal o económica; 4) Estímulos fiscales; 5) Competitividad en mercados nacionales y/o internacionales; 6) Evita multas y sanciones. Por lo tanto son los principales interesados en que sus mercancías estén correctamente clasificadas

Legal y técnicamente, clasificar arancelariamente una mercancía se define como  “ubicarla dentro del sistema arancelario de clasificación que se aplique, en su correspondiente texto y clave, utilizando la metodología que el propio sistema recomiende”

En nuestro país compete a la Secretaría de Economía expedir la Ley de los Impuestos Generales de Importación y de Exportación y dentro de ella se deriva, la Tarifa de los Impuestos Generales de Importación y de Exportación (TIGIE) y sus modificaciones bajo el esquema del Sistema Armonizado de Designación y Codificación de Mercancías, conocido simplemente como el Sistema Armonizado (SA)

La correcta clasificación arancelaria aplicando la TIGIE, comprende un texto descriptivo y su clave de diez dígitos. Se practica esencialmente en dos pasos:

Primero – Identificación plena de las mercancías. Esto es, examinar todas sus características para conocer su origen, naturaleza, función y finalidad, considerando este reconocimiento como un autentico Dictamen Técnico. Bajo un criterio único, proceder a su clasificación

Segundo – Consulta y aplicación de la TIGIE. Este ordenamiento legal deberá aplicarse metódica y ordenadamente para ubicar las mercancías en su designación dentro de la nomenclatura y código que las identifica, surge así la correcta fracción arancelaria

Así entonces, una correcta clasificación arancelaria debe ser practicada por un Técnico profesional en la materia, debidamente sustentada en una plena identificación de las mercancías y fundamentada en la metodología técnico-legal respectiva