Sistema Armonizado de Clasificación Arancelaria

El Sistema Armonizado de Designación y Codificación de Mercancías, conocido también como Sistema Armonizado o SA (en español) y HS Code (en inglés), es una nomenclatura internacional de mercancías creada por la Organización Mundial de Aduanas (OMA). Más de doscientos países, entre ellos el nuestro, utilizan el Sistema. Con el se busca una clasificación uniforme de mercancías, que facilite el comercio Internacional. Está elaborado por grupos de especialistas en diversos sectores: comerciales, económicos e industriales, principalmente, que lo actualizan quinquenalmente

Los gobiernos de los países contratantes lo aplican con diferentes fines, entre los más comunes se encuentran: instrumento recaudatorio de impuestos al comercio exterior; índice del comportamiento de la balanza comercial; información para planes de desarrollo; fuente de estadísticas; para regulaciones y/o restricciones en el control de mercancías; y otros fines

En nuestro país compete a la Secretaría de Economía expedir la Ley de los Impuestos Generales de Importación y de Exportación y dentro de ella, la Tarifa de los Impuestos Generales de Importación y de Exportación (TIGIE) y sus modificaciones posteriores, bajo el esquema del Sistema Armonizado

El Sistema Armonizado (SA) está conformado por Reglas Generales, Reglas Complementarias, Notas Legales de Sección, de Capítulos y de Partidas, así como de un compendio de Notas Explicativas, que norman su debida aplicación. En este contexto surge un vocabulario técnico-arancelario que es conveniente conocer para su correcta interpretación y aplicación

Considerando la gran cantidad de países miembros y sus diversas aplicaciones, resalta la importancia de su información y sobre todo la veracidad de los datos que aporta. En nuestro país, las autoridades fiscales sancionan fuertemente la falta de datos, equivocados o falso y aquellos que alteran las estadísticas. El Sistema Armonizado (SA), por su universalidad es un medio muy efectivo para intercambiar información entre países sobre operaciones de comercio exterior, lo que precisa su veracidad

La ignorancia o mala interpretación del SA o de la TIGIE, no exime la responsabilidad de grandes consecuencias. Sugerimos la asesoría profesional sobre el tema